Dr. Oscar Urbina (Maytreya)
  Genesis Preinca   Los Apus del Tawantinsuyu   Que o quien es Maytreya   Entrevistas Television   El Número de la Bestia 666 MSW !Descifrado!   Los Apus de Marte   El Manto de Paracas   Deja Vu   Fantasmas ( Mito o realidad cientifica )   Los mundos ocultos   Los Números y las Matemáticas Preincas   Manuscrito de Racso   Dr. Oscar urbina Aguero   El Anticristo   
Mi Cuenta   Carro de Compras   Finalizar Compra 
Carro de Compras:
0 Items ($0.00)

Buscar:

Cómo Comprar
Acerca de Nosotros
Contáctanos
Dr. Oscar Urbina Aguero
Anomalias Terrestres
La verdad sobre proyecto Conga
Masoneria
Dr. Von Putten

Página Principal
Newsletter Gratis
Ingresa tu email:

 


Masoneria


El simbolismo de la calavera en la masonería

Para introducirnos un poco en lo que es la simbología masónica específicamente en la calavera; habría que analizar algunos aspectos quizás poco conocidos.

El mandil masón

RESUMEN: El mandil masónico actual ha sido desarrollado a partir del delantal llevado por los masones operativos en la edad media. Las pocas pruebas que sobreviven, muestran  que el mandil operativo se fabricó de la piel de un animal, probablemente una oveja y lo suficiente grande para cubrir al masón, desde el pecho hasta los tobillos, sostenido por una correa de cuero que pasaba alrededor del cuello. Representaciones más antiguas del mandil del francmasón, se notan en el retrato grabado de Antony Sayer, el primer Gran Maestro de la época moderna. (1717),  en la ilustración de la portada del primer Libro de las Constituciones de Anderson  (1723). El método de atarse el mandil era igual al  de los masones operativos, con las cuerdas adelante; este método continuó, incluso cuando se usaron para su confección la seda o cuerdas de lino. El mandil de cuero original fue desapareciendo paulatinamente. Poco a poco se fueron usando materiales más suaves a partir de 1740 y se sabe que duró por lo menos hasta 1811 aunque aun se usaban en 1820, los mandiles operativos, es decir largos y sin símbolos bordados.

DESCRIPCION: Aunque desde el inicio de la masonería los delantales o mandiles operativos podían tener o no simbologías grabadas sin ninguna regulación, tanto el acortamiento de los mandiles operativos como la simbología masónica puesta en los delantales y que vemos estandarizada hoy en día fue posterior a 1820 ya que antiguamente cada masón podía colocar los símbolos, blasones joyas y detalles particulares, eso si respetando el fondo blanco y cintas con los colores de la orden azul de york o rojo de escocia. Esto se demuestra en el libro de la constitución de Anderson donde se observa un dibujo en el que el masón  arrastra una espada, no viste joya alguna, y el mandil o baveta  se muestra flexible hacia abajo sin simbología alguna.  No se sabe exactamente cuando se dejo de usar el mandil largo aunque  existen gradados y dibujos sin regulación repitiéndose en 1738 y en las ediciones subsecuentes de las Constituciones, incluso la edición de Noorthouck (1784) que fue la última edición antes de 1815. Por eso se puede concluir que probablemente la regularización de la simbología fue hecha  posterior a la revisión de la constitución de 1815 que fue más restrictiva en todo sentido. Esto se corroboraría con la colección de dibujos de Rylands quien posee imágenes de masones con mandiles antiguos. Uno en especial muy interesante, con el n° 23, que data de 1754 donde muestra  un grupo de seis masones y solo uno de ellos lleva un mandil largo. Otra prueba de ello es que en 1764 algunos de los masones llamados ”modernos”, objetaron el mandil activo de los operativos, introduciendo un nuevo modo de llevar sus mandiles al revés; aunque no más corto, lo que era anteriormente la parte más baja se ató alrededor del abdomen y la baveta y cuerdas, colgaron hacia abajo, haciéndolo balancear en el aire de tal manera que podrían convencer a los espectadores que no había un masón activo entre ellos. Lo que sí es sabido según Rylands y sus grabados que después de 1776 los mandiles, comenzaron a tener muchos grabados a mano aunque todavía para ese tiempo no se había totalmente reducido de tamaño. La tendencia a decorar los mandiles masónicos con planos simbólicos, empezó en 1730- 1740, y ya para 1776 y 1790 esta práctica se hizo extensiva, aunque como repetimos no tenía ninguna regulación en cuanto a que simbolismos debían tener los mandiles, ni tampoco se había reducido totalmente de tamaño.

VM y Vigilantes de Logias particulares pueden ceñir sus mandiles de cuero blanco con la seda blanca, y pueden colgar sus joyas en cintas blancas sobre sus cuellos.” (A.Q.C., x, pág. 146)

Rylands resume así; tanto el cómo, cuando y donde se comenzó a usar la simbología; como el acortamiento de los mandiles, sin ninguna regulación           “. . por 1784 el mandil había sido reducido en el tamaño. . . después de una laxitud considerable. No se estableció una definición acerca de la uniformidad. Así, cuando el material era blanco la cara podría decorarse con cualquier número de símbolos masónicos u otros símbolos a voluntad sin infringir la ley. Esto no interfirió con el privilegio de los Grandes Funcionarios que usaron un reborde purpúreo a sus mandiles, mientras el tamaño se hizo cada vez pequeño y más pequeño… realmente estaba dentro del poder de cada masón, el inventar para él casi cualquier mandil que sea de su grado…

El acortamiento al parecer se regularizo despues de 1,820, mas no así la simbología. En la biblioteca de la provincia de Yorkshire (hacia el oeste el Paseo de Caballos) existe un mandil hecho aproximadamente en 1820, pequeño, hecho a mano, de lino blanco con flecos de estrechas cintas azules, (Azul de York) aunque – ojo- no hay ningún otro adorno. Las cuerdas son muy largas y de la misma cinta azul. La baveta está hacia abajo; su contorno es una línea semi-redonda; está dividido en dos mitades, cada mitad forma un semicírculo, las dos partes llevan flecos de cinta azul.

Por esta razón, se puede concluir que la “simbología masónica” como puede ser demostrada históricamente; simplemente fue “instaurada y regulada”; no siguiendo ningún patrón, ni antecedente histórico masónico, que se remonte a milenarios conocimientos, simbolismos secretos, o patrones definidos “instruidos” por maestros ancestrales o anteriores, transmitidos por elites de maestros gnósticos, conocedores de la “verdad”                                             

Que no se malentienda que con esta demostración histórica de la simbología masónica de los mandiles, no se reconozca simbología ancestral, sacada de ocultos y antiguos textos, papiros egipcios,  tablillas sumerias o reliquias encontradas en todas partes del mundo, pero hay que ser claros, sobretodo egipcias. Entendido esto, me llamo mucho la atención acerca de la inclusión dentro de la simbología masónica, el uso aceptado de la calavera. Y para el ojo no muy acucioso, el símbolo es únicamente una calavera y la calavera es la muerte. Pero observando detenidamente; de las cuencas de la calavera; salen siete ocultas lágrimas. Me puse a pensar desde cuando los masones usan ese símbolo, de quien seria esa calavera y sobre todo el significado numerológico de las lagrimas, su significado e implicancia. Así que me puse a investigar desde cuando los masones usan la calavera y me di con la sorpresa de que este símbolo lo usan a partir de la muerte de Francois Marie Arouet , más conocido como Voltaire. Como es sabido Voltaire durante toda su vida lucho en contra de la masonería, pues no estaba de acuerdo con el “ocultismo” ni secretismo en que la iglesia católica y todas sus ramificaciones sectas y agrupaciones manejaban el CONOCIMIENTO O LA GNOSIS. Para Voltaire, como para muchos que inspiraron la revolución francesa y el comienzo de la era conocida como la ILUSTRACION o iluminación, fue justamente la idea de que el conocimiento debería ser para todos, sin secretismos, ni egoísmos tontos, egoísmo y sentimientos propios del ser humano, en su afán de ser “unos más que otros”, de sentirse superiores, de tener siempre a su semejante “por debajo de el”, inventando categorías, grados, niveles, y toda la huachafería propia de la miseria humana. Voltaire como dije, toda su vida combatió a la masonería, justamente por su insistente afán de mantener según ellos; los “secretos” solo reservados para “algunos”. Al igual que Pitágoras, Aristóteles y otros genios de las ciencias y las matemáticas, el conocimiento o la Gnosis, no solo debería ser compartida sino EXPLICADA  a todos, de una manera fácil, sencilla y comprensible. Pero la masonería, igual que la iglesia y algunas religiones, no solo ocultaban el conocimiento oponiéndose a ser “revelados” al pueblo, porque como dice su propio libro religioso… “conocerás la verdad y la verdad te hará libre”                                                                                                              Revisando entre otras cosas lo que se dice de masones famosos, me parecio interesante que se aduce que Voltaire cansado de los requerimientos masónicos de que se integrase a su “congregación” puesto que para la masonería seria un “lujo” que una mente preclara como Voltaire, integrara una de sus logias pues Voltaire sabia muy bien que no ganaría nada uniéndose a los masones y que al contrario los masones  se colgarían de su fama. No fue hasta que el mismo Benjamín Franklin entre otros notables, después de muchos ruegos Voltaire “acepto” muy de avanzada edad y solo a menos de dos meses antes de morir unirse a ellos. Fue así que cuenta la historia con mucha pompa y fanfarria masónica que Voltaire un martes 7 de abril de 1778  "abandonó el mundo profano para entrar en la sociedad de los misterios" Entro a la logia y templo de Les Neuf Soeurs sede del Gran Oriente. Los bustos de Luis XVI, Gran Maestro, el del rey de Prusia Federico II, el de Helvetius, presunto fundador de la logia, acogieron a Voltaire. Todos los grandes hombres de la Masonería francesa, Inglesa y Estadounidense estaban presentes.

El abate Cordier de Saint-Firmin presento a Voltaire a La logia. Lo que no cuentan es que Voltaire impuso sus propias condiciones y reglas para entrar a la masonería, condiciones que contravenían toda la historia de los rituales masónicos, ya que los consideraba una total huachafería, rituales propios de niños y no de gente mayor y educada. Como siempre la historia es manejada y tergiversada al antojo y en todo libro masónico, menos en el diario de Voltaire, que nadie mencionara, se dirá que en razón de su edad y débil salud se dispensaba a Voltaire de las pruebas y ritos. Así, pues, y los mismos masones cuentan, no se le vendaron los ojos, no se le llevo atado del cuello ni mucho menos se coloco sobre su cuerpo cuchillos o espadas. Como los libros cuentan y  también es mencionado en el diario de Voltaire; solo se coloco una cortina negra simulando simbólicamente ver el Oriente "del cual vería finalmente la luz" en el instante en que la iniciación fuera un hecho consumado, adquiriendo según cuenta la masonería inmediatamente el conocimiento. Una comisión de nueve miembros designados por el Venerable Maestro de la logia asistió y preparo al candidato. Voltaire, apoyado en los Hermanos Franklin y Court de Gébelin, entró en el templo. Al ser preguntado con las preguntas de rigor que se les hace a todos en el ritual de iniciación sobre moral y conducta y que todos deben responder lo mismo, Voltaire también se salió del libreto dando respuestas filosóficas de forma notable con puntos de vista desconocidos hasta ese momento por todos los presentes.                                                             Puso como condición también que, sabiendo que su final estaba cerca debido a su avanzada edad, se bordara en su mandil de “aprendiz”  su calavera con siete lágrimas, una por cada uno de los notables miembros que lo prepararon, Pero como eran nueve los que lo prepararon, se reservo dos lagrimas ocultas que solo su diario revelaría. Así después de su muerte se seguiría burlando de esa secta que tanto combatió y que tanto lo quiso tener como miembro de su logia. Estas son las lagrimas de Voltaire ya como miembro…                                                                                              24 de junio de 1999                                                                                                                       Dr. Oscar A. Urbina Aguero

 

 

               Las NUEVE  lágrimas de la calavera masónica del viejo masón                                                                                                                                            “La Primera, es por el dolor de ver a  esos HH.·. indiferentes, que no valoran la historia, el esoterismo, la liturgia y el ritual, y aquí vienen en busca de distracción, para salir ironizando aquello que sus mentes ofuscadas no pueden concebir. ¿y de quien es la culpa? La Segunda, es por la aflicción y me la arrancan esos eternos inseguros que pretenden creer desacreditando a los viejos Maestros y a la  expectativa de un milagro que les haga alcanzar aquello que sus propios méritos le niegan… ¿y de quien es la culpa? La Tercera, es el pesar de ver a los malos, a aquellos que solamente asisten a la Logia para promover la discordia entre los HH.·. ¿y de quien es la culpa? La Cuarta, es el sufrimiento de ver a los HH.·. fríos y calculadores que, aún sabiendo que existe una Fuerza Espiritual, procuran beneficiarse de ella de cualquier forma y no conocen la palabra Amor. ¿y de quien es la culpa? La Quinta, es la tristeza de ver HH.·. que llegan con suavidad, mostrando sonrisas y elogios a flor de labios, pero si pudieras ver su semblante, si pudieras verlos por dentro, verías escrito en el rostro: Creo en el G. A. D. U. en la Orden y en mis Hermanos, pero sólo si pudiera servirme de ellos. Porque como comprendes ahora, ellos en el fondo saben bien que NO EXISTE. ¿Y de quien es la culpa? La Sexta, es la angustia de ver fútiles e insignificantes HH.·. de todo grado en LogLog.·. buscando acercamientos para cobijarse pero sus ojos revelan un interés diferente. ¿y de quien es la culpa?    La Séptima, mi amado H.·. fue grande y se deslizó pesada y fue la lágrima, que viste y viene y vive de la pena en los ojos del Verdadero Masón …Porque ¿de quién es la culpa? Pero las lagrimas que no viste y que guarde secreta y herméticamente como nuestra orden misma, y que trague; para que los HH.·. como tú, eternos aprendices incondicionales sin importar el grado masónico que ostentan, no vieran; son las dos más importantes: La octava lagrima es por todos aquellos VV.·. MM.·. que veo pasar por los templos y en su expansivo egocentrismo, creedores ya de poseer el saber y conocimiento oculto, no saben nada y desprecian a todo aquellos que llaman profanos, inspirados en un misticismo gárrulo simplemente porque no aceptan que aquel a quien llaman ellos profanos, poseen mucho más conocimientos a pesar de no pertenecer nunca a logia alguna, ni recibir de ninguna fuente secretos revelados a la orden. La ultima Q.·.H.·. más amarga y difícil no solo de poder verterla, sino de poder ser ocultada de atentos ojos como el vuestro, es no; por seguir ocultando los misterios y secretos místicos masónicos al resto del mundo; LA GNOSIS; en una apertura del conocimiento aduciendo un falso secretismo hermético, producto de un milenario egoísmo, sin darse cuenta que con esta actitud, que con ese secretismo solo sufre la población mundial al no poderse beneficiarse con estos conocimientos, sino  Q.·. H.·. es que estos VV.·. MM.·.  en este ancestral falso espíritu de cuerpo, en un vano intento de ocultar conocimientos milenarios que ayudarían al mundo, y estos VV MM.·. no solo persisten ocultándolos, sino que los tergiversan distorsionan, lo falsean a su propia conveniencia y muchas veces los destruyen, al no poder ni ellos mismos comprender la magnitud y ser de esta Gnosis” Que estas lágrimas, Q.·. H.·. sirvan para recordarle a los HH.·. vanidosos que olvidan que existe respeto hacia el prójimo; sin importar su origen, raza, pertenencia o no a la orden reconociendo que hay necesitados de caridad; ya sean HH.·. o PROFANOS  buscando solo amparo material, espiritual o deseando solo conocer la VERDAD. Estas son las lagrimas que me hicieron, a mi avanzada edad llorar, y que en mi calavera veras en todo mandil de masón, pero que nadie comprenderá.... Porque la culpa Q.·. H.·. de todas estas lagrimas es solamente nuestra, de los que nos autodenominamos VV.·. MM.·.  al no saber elegir a los elegidos, porque como viste la culpa es solo nuestra.                                                                                                                                                 24 de junio 1999 M.·.M.·.Maitreya



Principio Copyright © 2022 Dr. Oscar Urbina (Maytreya) Página Principal
Esta tienda online está soportada por redtienda
Haz un click aquí para obtener tu propia tienda online GRATIS